Banco Palmas (Brasil)

En 1997, la asociación de Vecinos de la zona de Palmeiras, un barrio de barracas con 30.000 habitantes, de los cuales la mayoría se encuentra sin trabajo y con ingresos familiares inferiores a dos salarios mínimos, creó un Banco Popular que garantizaba el acceso de las familias a créditos a un bajo interés sin tener que dar información al inscribirse, dar fe de sus ingresos o tener un aval.

El crédito se concede por el establecimiento o ampliación de pequeños negocios, como por ejemplo: pequeños talleres textiles, lugares de golosinas, carros de helados, lugares de comer en mercados locales, etc. Al mismo tiempo, el Banco creó su propia tarjeta de crédito (la tarjeta Palma) usable en tiendas de la zona, asegurándose así que las familias consuman los productos y utilicen los servicios locales. Además de ayudar a las familias con sus necesidades más inmediatas, la tarjeta de crédito garantiza el comercio interno, aumentando la circulación de capital, generando ocupación y fomentando el crecimiento económico de la comunidad. El Banco ofrece también microcréditos por la restauración de viviendas. Los materiales de construcción se compran a los vendedores de la zona.

El Banco Palmas fomenta el ahorro de las familias pobres al permitirles ingresar pequeñas cantidades de dinero. Cuanto más haya ahorrado la familia, mayores serán sus posibilidades de obtener crédito en el banco. Banco Palmas ya ha realizado numerosos mine-préstamos para actividades productivas y otras para la remodelación de viviendas, mientras que un número importante de familias disponen ya de la tarjeta Palma. Durante los tres primeros meses del experimento las ventas de los comercios locales aumentó en un 10%, generando de manera directa 20 nuevos puestos de trabajo.

Todos los préstamos de Banco Palmas se conceden a un interés que varía entre el 0 y el 2% según el tipo de crédito. Esto es suficiente para mantener la estructura administrativa del banco. Los recursos humanos son costeados por la municipalidad. Los costes operativos se reducen en gran medida gracias a que la administración se realiza a la misma Asociación. Podemos decir que el programa es autosuficiente, puesto que el dinero de los préstamos sigue una política de rotaciones.

Más información a www.bancopalmas.org