Los principios éticos

La ética no sólo está relacionada con los fondos que una entidad financiera socialmente responsable administra. Esto es determinante, pero desde la perspectiva de las finanzas éticas se establece a partir de unos cuantos parámetros asequibles y que se resumen en el impacto social positivo de su actividad.

Hay 5 principios que podemos situar en la base de las finanzas éticas:

Principio de Ética Aplicada:

La ética como un proceso de reflexión permanente en la aplicación de los criterios de inversión y concesión de créditos.

Principio de Participación:

La toma de decisiones tiene lugar de forma democrática. No se trata sólo de que los socios voten, sino que tienen que poder participar en la definición de las políticas básicas de la entidad.

Principio de Coherencia:

Utilizar el dinero de forma coherente con nuestros valores.

Principio de Transparencia:

Es necesario ofrecer información regular y pública de todas las actividades y sus consecuencias.

Principio de Implicación:

Las entidades de financiamiento ético tienen que ir más allá de los criterios negativos y tienen que definir su política de inversión siguiendo criterios positivos para poder transformar la sociedad. Los principios éticos impregnan y marcan profundamente a la entidad, no tan sólo su actividad sino también su actitud y compromiso.

Los criterios éticos tienen que estar presentes en todas y cada una de las actividades de la entidad financiera ética.

Una entidad financiera ética tiene que ser ética a todos los niveles.